James Douglas Morrison “El despertar del kaos”

Con la excusa perfecta del pronto lanzamiento a la calle desde el universo Le Crâne, esta vez le toca a Jim Morrison hacer de maestro de ceremonias.

A titulo personal, esta vez profundizaré sobre una de mis figuras predilectas del amplio abanico del “27 CLUB”.

jim-morrison-0

James Douglas Morrison es por todos conocido como un icono de la cultura Hippy y el rock’n’roll de la década de los 60’s. Un toque de atención a la juventud de la época que ha transcendido a través de los años.
El conocido como “Poeta del kaos” ya en su temprana adolescencia era un gran conocedor de la parapsicología, Agamenón, el mito de Electra y Edipo Rey… como bien se ve reflejado en canciones y letras como The End.
Jimbo desde sus comienzos con The Doors estaba muy interesado en la experimentación de la influencia de la música en el movimiento de masas.
Datos que pueden resultar simplemente anecdóticos, si no fuera por que todos ellos son parte y mitad del primero de los muchos escándalos musicales del “Rey lagarto” sobre un escenario.

Por aquel entonces el chico de Melbourne que compartía apuntes con otro jovencísimo Francis Ford Coppola, empezaba a ganar algo de dinero con su banda, tocando solamente en el Whisky Go Go del Sunset strip de Los Ángeles. Algo que le aportaba ya una comodidad económica para comer…o en este caso más bien otro tipo de “alimentación”, ya que Jim influenciado por el movimiento Beatnick y la Filosofía froidiana, acostumbraba a comer “Ácidos” a diario para así ser “conocedor” de otras puertas y dimensiones fractálicas en su mente…
(No olvidemos que aquella era una época de experimentación y liberación en todos los sentidos).

gz_jim_morrison_tournee

Un jovencísimo y “motivado” Jimbo había tomado al pie de la letra cada vocablo del poeta impulsionista francés Rimbaud y no dudaba en “viajar” a todas horas, a expuertas…
Este peculiar hábito nos mete de lleno en lo que aquella noche ocurrió en el Whisky Go Go con The End, Jim Morrison;el LSD y la tragedia griega. Y sin él mismo ser consciente pasar a formar parte de una de ellas comenzando el mito del “Dios del Rock” y un legado que ya forma parte de la historia de la música contemporánea.
“Mata al padre, folla a la madre” fué la conclusión que Jimbo sacó de la interpretación de Edipo Rey…
“Mata al padre, folla a la madre” y así lo repetía continuamente los días que precedieron a ese concierto… Casi como una “muletilla” personal continua que apresuraba a usar en cuanto podía, zigzageante y en cualquier ocasión.

tumblr_ng90zynx8r1rz3pnuo9_1280

La noche del concierto daba ya su vez en el Whisky con la caída de la noche, y Jim como en otras ocasiones no se presentó a su cita. Lo había hecho ya otras veces, y otras veces la voz del teclista Ray Manzareck lo suplía. Pero esa noche el dueño de la sala dijo !basta! y mando a la banda parar la actuación tras el primer tema e ir en busca de Jimbo.
Jim no se encontraba en la habitación del hotel donde se supone que estaba, ya que la noche anterior plantó fuego a la cama, por lo que fue trasladado a una contigua (Charly García ya vivía ahí).
Cuando John Densmore y el bueno de Roby (sus otros dos compañeros de banda) llegaron a tocarle la puerta, Jim no daba estímulos ni muestra ninguna de que fuera a molestarse en abrir…
Por fin! y tras un largo rato de insistentes “tocs” a la puerta éste asomó tras ella.
Lo que se encontraron allí John y Roby no era la cara de Morrison, sino la de un sosegado diablo con los ojos hundidos en argón y silicio…!!

Jimbo no parecía ni tan siquiera estar en este planeta… Las primeras palabras de bienvenida?? -“Mil Microgramos”. lo único que Morrison pudo decir a sus dos desencajados compañeros de los Doors fue esa cifra exacta, refiriéndose a la masiva ingesta de “Ácido” que lo mantenía en un lugar de Epifanías y redención… “Mil Microgramos”… tras eso John y Roby se apresuraron en intentar despejarlo y llevarlo a la sala.
El ambiente estaba completamente caldeado allí, el dueño del bar no entraba en su asombro y por supuesto no consentiría otra situación como esta. Su negocio pendía de un hilo consintiendo este tipo de situaciones en un lugar donde el sustento son las bandas de rock en directo y el alcohol.
Un poco más despejado y ubicado, Morrison subió ya a escena donde volvió a entrar en trance rato después, envuelto entre los algodones del sonido del “Hamond” de Ray…
Jim empezó a ensimismarse con el publico y el ambiente de la sala a los que les dió la espalda para continuar dando rienda suelta a una improvisación personal de su propio Edipo Rey. Sobre la línea musical de The End, un tema sin pulir por aquel entonces, y experimental para aquellos jóvenes cachorros del Rock’n’Roll.
“FUCK YOUR MOTHER,KILL YOUR FATHER”.
El tempo de la batería se aceleraba, el órgano empezaba a coger un nivel de psicodelia casi sexual y fetichista que hace asustar a gran parte del público!! De pronto, todo el mundo se queda en silencio.

-“The killer awoke before dawn”… a lo que se sucede toda esa parte donde el asesino se calza las botas para subir a los dormitorios y observar tras la puerta… Antes de matar y llevar a cabo su incestuoso “crimen”.
Parte del público para ese momento ya había perdido la cabeza por completo en algún lejano lugar de paganismo y viento caliente…
Edipo Rey se cumplía, la profecía quedaba escrita con The End y Jim ejerció a la perfección de Chamán, como si se tratase de una misa Vudú.
El canal mediático de Morrison entre este mundo y el otro se cuenta que siempre fue “palpable”. Quedando éste como primer concierto de muchos otros que le sucedieron y donde volvió a convertirlos en ceremonias y ritos tal como se hacía en tiempos de la caza del búfalo, los emplumados tocados y el compás del agitado baile del “Gran espíritu”.
Pero eso ya es otra historia y como todas las historias debe ser contada en su preciso momento.

untitled

COMPARTE LA ENTRADA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *